Sus artículos hablan por él. Es un honor presentarles al Lic. Sergio Rodríguez Castillo, de Baker & Mckenzie - Monterrey, con su artículo: Oye, ¿Quierés saber un secreto?

Jan van der Reis

============================================================
                      Marcas.com.mx
  "Boletín de Propiedad intelectual en México y el Mundo"
============================================================
                   http://www.marcas.com.mx ............................................................
Abril 7, 2001                                    Boletín #54
............................................................

Oye, ¿Quierés saber un secreto?

Por: Lic. Sergio Rodríguez Castillo

Actualmente, es prácticamente una verdad aceptada que toda empresa (y quiero decir TODA empresa) cuenta con información, secreta y/o confidencial que les permite tener una ventaja competitiva en el mercado. Para identificar fácilmente cuál de la información de su empresa es valiosa, sólo pregúntese cuál de ella no le gustaría que llegara a manos de su más acérrimo competidor (NOTA: Aclaro que para fines prácticos, usaré "Secreto Industrial" e "Información Confidencial" como sinónimos, si bien técnicamente existen diferencias entre ambos conceptos).

Todas las empresas, dependiendo de su giro, dependen en mayor o menor medida de conocimientos desarrollados o adquiridos adquiridos a través del tiempo, para mantener su posición en el mercado. Asimismo, hacen uso de información que les es valiosa, tales como listas de clientes, procedimientos administrativos, fórmulas, manuales de servicio al cliente, etc., etc. Una de las luchas internas más grande de toda empresa, es proteger –al exterior– dicha información y crear conciencia –al interior– del valor de la misma para evitar que la misma sea extraída o incluso revelada inintencionalmente.

Todos los días pasan por mi escritorio borradores de contratos de secresía y/o confidencialidad que me hacen reír o me hacen llorar, dependiendo a que parte me toca representar. Permítanme explicar porque:

Los llamados "secretos industriales" son definidos por la Ley de la Propiedad Industrial como “toda información de aplicación industrial o comercial que guarde una persona física o moral con carácter confidencial, que le signifique obtener o mantener una ventaja competitiva o económica frente a terceros en la realización de actividades económicas y respecto de la cual haya adoptado los medios o sistemas suficientes para preservar su confidencialidad y el acceso restringido a la misma.” Los secretos industriales (que incluyen a los secretos comerciales) no requieren de registro alguno para ser considerados como tales, y la duración de la protección otorgada durará indefinidamente, en tanto la información se mantenga en secreto. De ahí la importancia de salvaguardarlos en forma adecuada.

La definición parece muy clara, sin embargo, al analizarla, notamos que es sumamente requisitosa y por ello no siempre fácil de cumplir. Dividámosla en sus partes: (i) la información debe tener aplicación industrial o comercial,
(ii) debe ser guardada de manera confidencial, (iii) debe representar una ventaja sobre sus competidores, y (iv) es necesario que se hayan adoptado los medios suficientes para preservar su carácter restringido. Si usted aplica esta definición a su caso concreto, notará que mucha de la información que consideraba como secreto industrial, queda automáticamente eliminada. Desgraciadamente eso no es todo, la referida ley, en diversas partes, impone aún otros requisitos indispensables para que cierta información sea considerada como confidencial, secreta y, por ende, protegible.

La gran, gran mayoría de los mencionados convenios de confidencialidad que recibo, no pasan esta prueba, y por lo mismo, no valen ni el papel donde están escritos. Es común ver cláusulas que pretenden proteger como "confidencial"
todo lo que la persona (llámese trabajador, asesor, visitante o espía) conozca, reciba, vea, huela, palpe, sienta, piense y/o sospeche mientras se encuentra en la empresa, en su camino a ella y luego de salir de la misma, incluyendo, pero sin limitarse, todos los chistes, chismes, palabrotas, planes, etc., a los que tenga acceso, directa o indirectamente, así como los sueños, fantasías e ilusiones que puedan derivarse de su visita a las instalaciones (bueno, acepto que estoy exagerando en el lenguage, pero no mucho en el alcance).

Como dije, al carecer tales contratos de un claro conocimiento de lo que se pretende proteger o las características propias de la industria a que se aplica, en múltiples ocasiones, se invalidan a sí mismos, lo cual es gravísimo cuando usted basa su tranquilidad en ellos. Lo invito a que los revise y vea que no miento.

Ahora, una de las partes más interesantes de la definición, es precisamente que impone la obligación de mantener en secreto la información y haber tomado las medidas necesarias para preservar su confidencialidad. Si bien es difícil definir que significa esto (es decir, lo que para algunas empresas puede significar seguridad de punta, para otras puede parecer inseguro) le recomiendo haga el siguiente ejercicio a fin de que usted mismo evalúe sus necesidades y situación respecto del cómo protege su empresa dicha información.

El primer paso para proteger la Información Confidencial es identificarla. Para ello es conveniente hacer preguntas tales como: ¿La información es conocida fuera de la empresa?
¿Se trata de información bien conocida por los empleados?
¿Ha tomado medidas para mantener la secresía de la misma?
¿Cuáles? ¿Cuál es el valor de esta información para la empresa? ¿Cuál sería su valor para los competidores? ¿Cuánto esfuerzo y dinero ha invertido la empresa en desarrollar esa información? ¿Cuán difícil es para otros obtener una copia de la información? ¿Qué empleados tienen acceso a dicha información? ¿Hay controles establecidos para mantenerla y controlar su carácter confidencial?

Solamente una vez identificada su Información Confidencial, es posible implementar mecanismos de protección apropiados para la naturaleza y el valor de la misma. Estas medidas van desde las mínimas, como podría ser informar a sus empleados sobre la naturaleza secreta de la información o mantener dicha información bajo llave; hasta las extremas, como son el uso de credenciales con "niveles de seguridad" para accesar a las diversas instalaciones de la empresa o la práctica obligatoria de que cualquier persona que ingrese a su empresa firme un convenio de confidencialidad.

Por favor tomen nota que no existe una solución "unitalla"
para proteger su valiosa información confidencial; pero sin duda alguna, el tomarse el tiempo para identificarla y protegerla, le permitirá dormir más tranquilo por las noches, sabiendo que nadie sabe sus secretos.

* * * * *

Este boletín, las ideas y/u opiniones expresados en él, son exclusivamente con propósitos informativos, por lo que no deberá basarse en ellos o tomarlo como una opinión legal, ni tampoco usarla como evidencia legal para ningún propósito en particular. No se autoriza que ninguna parte de este boletín sea reproducido o transmitido en forma o medio alguno, ya sea electrónico, mecánico, fotográfico, archivado o de alguna manera guardado en sistema alguno que pueda ser accesado para su ulterior consulta, sin el previo consentimiento por escrito de Baker & McKenzie.

En caso de que tenga alguna duda o comentario en relación con el presente boletín, por favor no dude en contactar a nuestro grupo de práctica de Propiedad Intelectual/Tecnología de Información/Comercio Electrónico. Si desea mayor información o una reunión para definir la forma en que le podemos ayudar, por favor no dude en contactar al licenciado Sergio Rodríguez Castillo al teléfono (52-8) 399-1318 o al correo electrónico sergio.rodriguez-castillo@bakernet.com
o en la dirección www.bakerinfo.com/ecomerce

---


Comentarios
Comentario
Calificación
excelente
Más bien es duda sobre tu opinión del siguiente parrafo.....En caso de que "EL PROFESIONISTA ASOCIADO" incumpla con las obligaciones a su cargo, previstas en el instrumento, pagará a "LA SOCIEDAD" una indemnización correspondiente a los daños y perjuicios que por este concepto se generasen, o bien, una pena convencional equivalente a la cantidad de $1''000,000.00 DLLS. (UN MILLON DE DOLARES 00/100 MONEDA EXTRANJERA) o cualquier tercer cesionario del contrato a quien le reclame "LA SOCIEDAD" como resultado del incumplimiento de este contrato, además de las cantidades que se generen por conceptos de gastos de abogados... Se trata de un contrato de una empresa de outsourcing para ejecutivo de ventas en Almacenadora gral de deposito por periodo de prueba, con sueldo de $7,500.00 mensual ¿Cómo la ves? ¿Algo exagerado y abusivo? Gracias por tu punto de vista, lo necesito ya que yo soy ese empleado. Gracias. beta1alfa@hotmail.com
bien
excelente, yo tengo una fabrica de ideas y no es facil venderlas sin que esten protegidas, voy a ponerme en contacto con Usted. Felicidades!
me encantó!
Escribe tu comentario sobre este boletín
Comentario
Calificación