============================================================
                      Marcas.com.mx
  "Boletín de Propiedad intelectual en México y el Mundo"
============================================================
                   http://www.marcas.com.mx ............................................................
Junio 1, 2001                                    Boletín #61
............................................................
Desarrollo, Gratitud y signos distinitivos

Por: Lic. Luis Miguel Hernández

Bruselas.- En el nuevo escenario mundial, las empresas mexicanas necesitan urgentemente orientación actualizada para el desarrollo de la Propiedad Industrial.

Los especialistas y el gobierno deben incrementar la asesoría a las empresas mexicanas sobre la protección de sus signos distintivos, no solamente porque representan un interesante potencial económico, sino también como muestra de gratitud a quienes han sido, al mismo tiempo, la columna vertebral del crecimiento, en particular, de los que se ocupan de estos temas.

Muchos de los abogados que hoy tienen grandes oficinas dedicadas a la asesoría y defensa de los derechos de Propiedad Industrial, deben su buena posición a muchas de las empresas mexicanas que, a partir de la ley de 1942, cobraron conciencia sobre la importancia de sus marcas.

Con el correr de los años, los despachos especializados, en aquel entonces pocos todavía, fueron interesándose cada dia más por las grandes firmas transnacionales que invertían fuertes cantidades de dinero en la defensa de sus marcas.

La falta de equilibrio entre la enorme consciencia de las empresas extranjeras sobre estos temas, frente al poco interés o apatía de muchas empresas mexicanas, así como la diferencia en cuanto a la utilidad económica que representaban; contribuyó a que muchas empresas nacionales fueran quedando relegadas a un segundo plano, por lo que a atención se refiere.

Es el interés de algunas firmas nuevas ocupadas en desarrollar la conciencia de los empresarios mexicanos y prestar servicios a éstos, lo que ayudó al mutuo crecimiento.

Actualmente, las negociaciones entre México y la Unión Europea, han traido a mi memoria aquellos días, ya que se ha hablado mucho de la inminente inversión extranjera directa que el TLCUE va a provocar. Ha vuelto con más fuerza que nunca, desde mi punto de vista, la necesidad de hacer un esfuerzo conjunto, (especialistas y gobierno), para orientar con vigor a las empresas mexicanas, que finalmente han comprendido la importancia de registrar sus marcas en México, pero que desconocen, todavía, las ventajas y facilidades que existen para hacerlo también en el extranjero.

Darwin ya lo decía al hablar de las especies, y si se me permite, puede valer la visión que me provoca, como ejemplo, trasladando su pensamiento al terreno empresarial: en una sociedad cambiante, las empresas que sobrevivirán no son las más fuertes, sino las que sean capaces de adaptarse al cambio. También puede aplicarse el pensamiento que expresara más adelante Bertrand Russell a esta metáfora, en el sentido de que: no triunfará solamente la empresa que se adapte al cambio, sino aquella que en un mundo cambiante, se adapte al cambio, conserve y desarrolle sus recursos.

Ayer las empresas nacionales desconocían la importancia de registrar sus marcas en México.

Hoy, la mayoría de las 200 000 empresas mexicanas existentes, no tienen duda sobre la importancia de la defensa de sus derechos de Propiedad industrial, pero desconocen, en su mayoría, la importancia de proteger los signos distintivos en aquellos países en los que México tiene relaciones comerciales, como son Chile, Estados Unidos, Canadá, Bolivia, Costa Rica, Nicaragua, la Unión Europea, Uruguay e Israel.

Lo anterior es claro si advertimos que, de las 40,000 solicitudes de marcas presentadas en México cada año, el 55% son mexicanas y el 45 % extranjeras. Sin embargo, de las 200,000 solicitudes de marcas comunitarias presentadas desde 1996, en la Unión Europea, tan solo el 8% pertenecen a los países latinoaméricanos.

Como en el principio de una nueva era, hay que volver a decir  que las empresas mexicanas deberán hacer un nuevo esfuerzo para estar acordes con la  dinámica mundial de comercio, porque de nada servirán programas de asesoría y orientación por parte del gobierno o de los especialistas, si todo se deja para después.

Hermes Trismegisto, decía que los labios de la sabiduría permanecen cerrados para los oidos que no quieren escuchar…

Será ?

Le envía un cordial saludo
  
Lic. Luis Miguel Hernández
http://www.marcas.com.mx
Email: magritte@skynet.be


Comentarios
Comentario
Calificación
Escribe tu comentario sobre este boletín
Comentario
Calificación