Boletín de Propiedad Intelectual en México y el Mundo

Junio 29, 2001

Boletín #65

Clonación armonización y sistemas de patentes

Por: Lic. Luis Miguel Hernández

Bruselas.- En mayo de 1998, la Unión Europea aprobó la directiva por medio de la cual se hizo posible la obtención de una patente sobre elementos aislados del cuerpo humano, incluida la secuencia total o parcial de un gen cuando es posible probar su aplicación industrial.

Aunque todavía no se ha podido implementar, adicionalmente, la Europa de los 15 está trabajando en la creación de una patente comunitaria cuya tramitación sea simple y uniforme en todos los países que la conforman. El proyecto se encuentra muy avanzado y entrará en vigor muy pronto.

Por el momento, los sistemas utilizados son: el nacional, sistema adoptado en  cada país de la Unión Europea; y el implementado por la Oficina Europea  de Patentes, encargada de los registros internacionales, la cual es ajena a la Unión Europea y que actualmente comprendende  19 países. Este sietema se rige por un convenio firmado en 1974 en la que no se abordaba todavía el tema biotecnológico.

El primero de septiembre de 1999, entraron en vigor una serie de disposiciones aplicables a la tramitación de patentes  biotecnológicas en la Oficina Europea de Patentes, con el objeto de lograr compatibilidad entre este sistema y el de la Patente Comunitaria de proxima implementación.

Las modificaciones han traido como consecuencia una serie de reflexiones, particularmente en lo relativo a la clonación, debido a la forma en la que se encuentran redactadas las modificaciones.

Y dicen que a rio revuelto, ganancia de pescadores, por lo que algunas empresas de países, entre los que destaca particularmente Inglaterra, se han dedicado a solicitar patentes conflictivas y que han generado protestas por parte de organizaciones internacionales.

El fenómeno de la globalización y  del acercamiento de legislaciones, con todo y la existencia de los avances en las comunicaciones, no es cuestión simplemente de  implementación o modificación de leyes, es también  cuestión de cultura, de entendimiento, de valores. Para que sea posible que varios países legislen sobre un  tema en particular, de la misma forma, tal vez serán necesarios varios siglos de debates.

En un noticiero europeo escuché que en Inglaterra un profesor afirmaba que la clonación podría permitir que dos hombres tuvieran un hijo, manipulando una parte de la cabeza de un espermatozoide y la extirpación del nucleo de un óvulo masculino y colocándolo después en una mujer que serviría para completar la gestación.

Lo anterior hace evidente la existencia de investigaciones en este campo y destaca nuevamente la problemática de la moralidad.

El problema se agrava cuando un país como Inglaterra, muy activo en el tema de clonaciones, con una legislación de patentes de aplicación local, pone en duda el límite de la moralidad y los códigos éticos planteados por las directivas comunitarias, que deben aplicarse en los 15 países de la Comunidad Europea, con apoyo en una legislación de patentes internacional como la de la Oficina de Patentes Europea, la cual, en su afan de armonización,  concede patentes de dudosa ética en el campo de la clonación.

Existen varios ámbitos territoriales de aplicación de las patentes que se deben tener en cuenta y que complican el problema: el primero es el nacional, es decir, el que cada país aplica de acuerdo a su legislación; el segundo, es el del territorio de los 15 países de la Unión Europea; el tercero el establecido por los 19 países de la Oficina Internacional de  Patentes; y por último el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT).

Lo que se pone en evidencia, desde mi punto de vista, es que con errores o sin ellos, la tendencia y el camino que se sigue en la actualidad, en un tema tan común a todos los países como es el tema de las patentes, es el del diálogo y la implementación de sistemas similares en los que cada país, en principio, se reserva, por cuestiones de ética, moral o cultura,  la aplicación de  ciertas normas.

Hay que recordar que como lo muestra el más simple punto de vista del derecho, la falta de aplicación o de reconocimiento de una ley, genera una costumbre derogatoria.

Les envía un cordial saludo

Lic. Luis Miguel Hernández
http://www.marcas.com.mx

Consulte nuestros artículos y boletines mas recientes y nuestra información adicional


Comentarios
Comentario
Calificación
Escribe tu comentario sobre este boletín
Comentario
Calificación