Boletín de Propiedad Intelectual en México y el Mundo

Home | Introducción | Marcas | Patentes | Derechos de Autor | Dominios | Nuestra empresa | Información adicional

11 de Marzo, 2003

Boletín 96

La Figura Jurídica de la Reserva, en el Derecho Autoral Mexicano

Por: Lic. Rafael García Besné Zúñiga

En esta ocasión voy a tratar el tema de las Reservas, trataré de hacerlo desde una óptica sencilla y sin el lenguaje enredado que a veces utilizamos los Abogados, también trataré de hacer una explicación simple de cada una de las opciones de protección de las diversos clases que de ella existen y por último como se tramitan. Es en verdad un tópico de suyo espinoso, especialmente por los trámites que impone -muy a nuestro pesar- el Instituto Nacional del Derecho de Autor, la Dirección de Reservas y por supuesto, los encargados de las ventanillas que atienden al público en general, pero entrando en materia, para que ustedes se puedan dar cuenta para qué sirven y por qué se protegen, permítanme hacer una serie de preguntas:

¿Sabe usted qué tienen en común, Batman, El Hombre Araña, Catalina Creel, Los Tigres del Norte, El Periódico Reforma y la Revista Proceso?

Simple y sencillamente una RESERVA DE DERECHOS AL USO EXCLUSIVO, título rimbombante que la Ley Federal del Derecho de Autor da a esta figura jurídica, lo cual nos lleva a la siguiente pregunta; ¿QUÉ ES?, a continuación me propongo -según lo prometido- darle una explicación sencilla de cual es precisamente el objeto de protección que gozan los ejemplos arriba citados:

La Ley Federal del Derecho de Autor establece una figura jurídica, la Reserva de Derechos al Uso Exclusivo, mejor conocida como "La Reserva", dicha Ley, la define como "La facultad de usar y explotar en forma exclusiva títulos, nombres, denominaciones, características físicas y psicológicas distintas o características de operación originales aplicados, de acuerdo con su naturaleza, a alguno de los siguientes géneros"

1. Publicaciones Periódicas
2. Difusiones Periódicas
3. Personajes Humanos de Caracterización, o Ficticios o simbólicos.
4. Personas o Grupos dedicados a actividades artísticas, y
5. Promociones Publicitarias.

Los plazos de protección (todos ellos renovables por periodos similares) varían de caso en caso, ya que en las publicaciones periódicas y las difusiones periódicas la protección, es por un año. En los casos de Personajes Humanos de Caracterización, Ficticios o simbólicos, Personas o Grupos dedicados a actividades artísticas, es por cinco años. En el caso de Promociones Publicitarias, la protección es también por un año, pero al cumplirse éste, caerán dentro del Dominio Público y podrán ser usadas por cualquiera, con el simple requisito de hacer la correcta mención de donde fue tomado el material.

En los supuestos uno y dos; si usted pretende editar o difundir alguna de esas opciones, lo primero que se deberá hacer es tramitar la Reserva del nombre de su publicación o difusión periódica, requisito indispensable, ya que al obtener ésta, es necesario acudir a la Secretaría de Gobernación para que a través de la Comisión Calificadora de Revistas Ilustradas obtenga un par de certificados, el de Licitud de Título y el de Licitud de Contenido, (Tramitología al mas puro estilo Mexicano), una vez obtenidos los certificados de mérito, podrá en su momento entablar pláticas con el sindicato de voceadores para que distribuyan su material, o en su defecto al distribuidor de su localidad para posicionar sus revistas en algunos puestos de periódicos o locales cerrados. Una vez explicada la importancia de la obtención de la Reserva en este ejemplo, me abstengo hacer comentario alguno al respecto.

En el tercer supuesto; si es usted una persona inmersa en el ámbito de los actores y su nombre goza de cierta reputación, es recomendable que haga el tramite de "Reservarlo", ya que es posible que sufra la desagradable experiencia que la protección de su nombre sea otorgada a otra persona que no sea usted. Lo mismo opera para aquellos que crean historietas o comics, es menester proteger los personajes ficticios o simbólicos, ya que pueden llegar a ser el activo más valioso de su patrimonio.

En el cuarto supuesto que la Ley maneja; No se necesita mas entender que en muchas ocasiones lo más valioso de un grupo artístico es su NOMBRE.

En el último supuesto; las Promociones Publicitarias sufren un tratamiento distinto, ya que la protección brindada es solo por un año, después de eso, caerán dentro del Dominio Público y podrán ser utilizadas por cualquiera, con las limitantes ya antes explicadas.

El trámite de una "Reserva" de entrada, parece muy sencillo, se realiza una búsqueda de antecedentes registrales ante la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de Autor, en caso que el resultado sea positivo, se procederá a realizar la inscripción lisa y llana, pero, aquí viene lo bueno, en caso que sea negativa, es menester entrar a un litigio Sui Generis -Ya que hay que pagar para litigar en contra del Departamento de Reservas y en donde el Instituto Nacional del Derecho de Autor es juez y parte- amén de tener que contratar abogados especialistas en la materia.

Espero que este breve artículo arroje alguna luz y orientación en el difícil peregrinar de aquellos que de modo propio pretenden obtener una "Reserva" y aprovecho este medio para enviarles un cordial saludo.

Lic. Rafael García Besné Zúñiga

This email is sponsored by

www.vanderreis.com


Comentarios
Comentario
Calificación
Escribe tu comentario sobre este boletín
Comentario
Calificación